Cómo cuidar y lavar piezas bordadas: consejos para mantener su belleza

Las piezas bordadas son una forma de arte que requiere tiempo y habilidad. Son obras delicadas y hermosas que merecen ser cuidadas y preservadas adecuadamente. En este artículo, aprenderemos cómo cuidar y lavar estas piezas para mantener su belleza y durabilidad a lo largo del tiempo.

Importancia de cuidar las piezas bordadas

Las piezas bordadas requieren de un cuidado especial ya que están expuestas a factores que podrían afectar su apariencia y calidad. Al cuidar adecuadamente estas piezas, podremos disfrutar de su belleza durante mucho más tiempo.

Consejos para prevenir daños antes del lavado

Antes de lavar una pieza bordada, es esencial tomar algunas precauciones para evitar posibles daños. Asegúrate de revisar las etiquetas de cuidado para obtener instrucciones específicas del fabricante. Evita el contacto con sustancias que puedan manchar o dañar el bordado, como productos químicos agresivos o alimentos y bebidas que puedan dejar manchas permanentes.

Instrucciones para lavar piezas bordadas a mano

Si decides lavar una pieza bordada a mano, sigue estos pasos para garantizar su limpieza adecuada:

  • Llena un recipiente con agua tibia y un detergente suave. Evita el uso de lejía o blanqueadores.
  • Sumerge la pieza bordada en el agua y déjala reposar durante unos minutos.
  • Suavemente, frota el bordado con los dedos para eliminar la suciedad o manchas.
  • Enjuaga la pieza bordada con agua tibia hasta eliminar por completo el detergente.
  • Coloca la pieza bordada entre dos toallas limpias y presiónala suavemente para eliminar el exceso de agua.
  • Extiende la pieza bordada en una superficie plana y déjala secar al aire libre.

Ínstrucciones para lavar piezas bordadas en lavadora

Si prefieres lavar una pieza bordada en la lavadora, es importante tomar algunas precauciones:

  • Coloca la pieza bordada dentro de una bolsa de lavado o funda de almohada para protegerla durante el ciclo de lavado.
  • Selecciona un ciclo de lavado suave y utiliza agua fría o tibia.
  • Evita el uso de lejía o blanqueadores, ya que pueden dañar los hilos del bordado.
  • Después de lavar, retira la pieza bordada de la lavadora y colócala entre dos toallas limpias para eliminar el exceso de agua.
  • Extiende la pieza bordada en una superficie plana y déjala secar al aire libre.

Consejos para el planchado y almacenamiento adecuado

Una vez que la pieza bordada esté completamente seca, puedes considerar plancharla para eliminar cualquier arruga. Utiliza una plancha a temperatura baja y coloca un paño fino de algodón sobre el bordado para protegerlo.

Para almacenar las piezas bordadas, es recomendable doblarlas suavemente y colocarlas en cajas o bolsas de tela transpirable. Asegúrate de guardarlas en un lugar libre de humedad y polvo para evitar posibles daños.

Resumen

Cuidar y lavar adecuadamente las piezas bordadas es esencial para mantener su belleza y durabilidad. Al seguir estos consejos, podrás disfrutar de tus piezas bordadas durante muchos años. Recuerda revisar las etiquetas de cuidado, evitar sustancias que puedan dañar el bordado y seguir cuidadosamente las instrucciones de lavado a mano o en la lavadora. Un adecuado planchado y almacenamiento también ayudarán a mantener tus piezas en excelente estado. Explora más contenido relacionado con bordados en hilarycoser.com/bordar.