Hilvanado

El hilvanado es una técnica básica de costura que consiste en unir temporalmente dos piezas de tela con largas puntadas rectas y sueltas. El objetivo principal del hilvanado es mantener las piezas de tela en su lugar de forma provisional antes de coserlas de forma permanente.

Para realizar un hilvanado, se utiliza hilo del mismo color de la tela y se cosen las piezas a lo largo del borde con puntadas largas y flojas. Estas puntadas no deben ser muy ajustadas, ya que su objetivo es mantener las piezas en su lugar sin alterar la forma o el ajuste final de la prenda.

El hilvanado es especialmente útil cuando se trabaja con telas resbaladizas o delicadas, ya que permite hacer ajustes antes de realizar la costura definitiva. También es útil en proyectos de costura que requieren un alto grado de precisión, como la confección de prendas a medida o la colocación de apliques o adornos.

Una vez que las piezas están hilvanadas y se han realizado los ajustes necesarios, se procede a la costura permanente con puntadas más pequeñas y ajustadas. Una vez terminada la costura, se retiran las puntadas de hilvanado de forma cuidadosa para evitar dañar la tela.

Ejemplo:

«Para asegurarme de que las piezas de mi proyecto de costura estén correctamente alineadas, siempre hago un hilvanado antes de coserlas con puntadas permanentes», explica Ana. «Así puedo realizar ajustes si es necesario y evito posibles errores en la costura final».