Cardados

Los cardados en costura son un proceso mediante el cual se desenreda y levanta la fibra de una tela o tejido, creando una superficie suave y esponjosa. Se utiliza principalmente en la confección de prendas como faldas, vestidos y chaquetas para darles volumen y un aspecto más esponjoso.

Los cardados se realizan utilizando una herramienta llamada cardadora, que consiste en un rodillo con púas que se pasa por la superficie de la tela. Con movimientos suaves y repetitivos, se desenredan las fibras del tejido, permitiendo que se levanten y creen volumen. Esto es especialmente útil en telas como el tul, que tiende a ser plana y sin cuerpo.

Por ejemplo, en la confección de un vestido de noche, se podría aplicar un cardado en la falda para darle un efecto de amplio vuelo. Esto se lograría cardando la tela de la falda antes de cortar y coser las piezas. El cardado daría volumen y movimiento a la falda, creando un aspecto más sofisticado y elegante.