Costuras inglesas

Las costuras inglesas son un tipo de costura utilizada en confección y costura de prendas de vestir. Se caracterizan por su acabado limpio y profesional, ya que ocultan los bordes de las costuras y brindan un aspecto pulido desde el interior de la prenda. Esta técnica es ampliamente empleada para prendas de alta costura y ropa interior, donde se busca un elevado nivel de acabado.

Ejemplo

Imagina que estás confeccionando una blusa de seda y quieres asegurarte de que las costuras tengan un aspecto impecable tanto por fuera como por dentro. Para lograrlo, decides utilizar la técnica de las costuras inglesas. Primero, unes los bordes de las telas con los derechos enfrentados y coses una costura a una distancia de, aproximadamente, 1 cm. A continuación, abres las telas y recortas el exceso de tejido de uno de los margenes de costura. Luego, doblas la tela por la mitad y vuelves a coser a lo largo de la misma línea de costura, atrapando así el margen de costura recortado en el interior. El resultado final será una costura limpia y prolija, tanto en el exterior de la prenda como en el interior.