Puntadas francesas

Las puntadas francesas son una técnica de costura utilizada para unir y acabar los bordes de la tela de manera limpia y duradera. Esta técnica es especialmente útil en telas delicadas y ayuda a prevenir el desgaste y el deshilachado de los bordes. A continuación, se muestra un ejemplo de cómo realizar puntadas francesas:

Definición

Las puntadas francesas son una técnica de costura que consiste en unir los bordes de la tela mediante una costura doble, ocultando los bordes crudos y evitando que se deshilachen.

Ejemplo

Imaginemos que estamos confeccionando una blusa de seda y queremos asegurarnos de que los bordes internos de la prenda estén bien acabados. Para lograrlo, utilizaremos puntadas francesas.

  1. Unir los bordes de la tela derecho con derecho y realizar una costura a lo largo del borde, dejando un margen de costura de aproximadamente 1,5 cm.
  2. Recortar el exceso de tela del margen de costura a unos pocos milímetros de distancia de la costura.
  3. Girar la prenda hacia el lado contrario utilizando un palillo de costura o punzón para asegurarnos de que los bordes queden bien definidos.
  4. Planchar la costura para obtener una línea recta y bien marcada.
  5. Realizar una segunda costura, a una distancia de 0,5 cm desde el borde de la tela, que cubra los bordes crudos de la primera costura.

Las puntadas francesas son especialmente útiles en telas delicadas, como la seda, donde los bordes pueden desgastarse o deshilacharse fácilmente. Además, este tipo de costura proporciona un aspecto profesional y de alta calidad a las prendas de vestir.