Puntada de hilvanado

La puntada de hilvanado es una técnica de costura utilizada para unir temporalmente dos piezas de tela antes de realizar la costura definitiva. Consiste en pasar la aguja y el hilo a través de la tela de manera que se forme una línea recta o ligeramente en zigzag, manteniendo las dos piezas juntas y en su lugar. Esta puntada se realiza de manera suelta y se puede quitar fácilmente una vez que la costura final está lista.

Ejemplo:

Imaginemos que queremos hacer un vestido y necesitamos unir la parte delantera y la trasera del cuerpo. Antes de coserlas definitivamente, podemos utilizar la puntada de hilvanado para mantenerlas en su lugar y asegurarnos de que las piezas se alinean correctamente. Tomamos la pieza delantera y la pieza trasera, colocamos los bordes derechos juntos y comenzamos a hilvanar a lo largo de la línea de costura.

Con una aguja e hilo, pasamos la aguja desde el lado derecho de la tela hacia el lado izquierdo, manteniendo una distancia de aproximadamente medio centímetro entre las puntadas. Repetimos este proceso hasta que hayamos hilvanado toda la línea de costura. Al finalizar, podemos verificar que las piezas están correctamente alineadas y realizar cualquier ajuste necesario antes de coser definitivamente con otra puntada.

Una vez que la costura final está lista, podemos retirar los hilvanes simplemente tirando del hilo y cortándolo. La puntada de hilvanado cumple su función de mantener las piezas unidas temporalmente sin dejar rastro una vez que la prenda está terminada.