Puntada de sobrehilado

La puntada de sobrehilado es una técnica de costura que se utiliza para asegurar los bordes de las telas y evitar que se deshilachen. Consiste en coser una serie de puntadas en forma diagonal sobre el borde de la tela, creando una fila de puntos que se entrelazan y aseguran los hilos de la tela.

Esta puntada es especialmente útil para telas que son propensas a deshilacharse fácilmente, como las telas de punto o las telas livianas y sueltas. Además, también puede ser utilizada para dar un acabado decorativo a los bordes de una prenda o proyecto de costura.

Para hacer una puntada de sobrehilado de manera sencilla, sigue los siguientes pasos:

  1. Enhebra la aguja con el hilo adecuado para tu proyecto.
  2. Sostén la tela con una mano y con la otra inserta la aguja en el borde de la tela, cerca del borde a sobrehilar.
  3. Haz una puntada diagonal hacia arriba, arrastrando la aguja hacia la dirección contraria al hilo.
  4. Repite el proceso, haciendo las puntadas en forma diagonal y asegurándote de que cada puntada se entrelace con la anterior.
  5. Continúa cosiendo hasta llegar al final del borde.
  6. Remata la puntada haciendo un nudo en el extremo del hilo.

Al hacer una puntada de sobrehilado de manera sencilla, estarás protegiendo los bordes de tu tela de deshilacharse, a la vez que le das un acabado ordenado y profesional a tus proyectos de costura.

Ejemplo: Cuando terminé de coser mi falda de tela liviana, realicé una puntada de sobrehilado en los bordes para evitar que se deshilacharan.